Empanada chuquisaqueña

Son un plato tradicional boliviano que destaca por su masa dorada y crujiente, rellena de carne sazonada con un toque de papas y pasas. La combinación de ingredientes le otorga un sabor único y delicioso que deleitará tu paladar.

Repostería
2 días
Al horno
6 Porciones

La Empanada chuquisaqueña es un platillo tradicional boliviano que encanta a muchos por su delicioso relleno de carne, papas y pasas.

Ingredientes

6 tazas de Harina tipo

6 Yemas de huevo

½ libra de Mantequilla

1 litro de Leche

1 Sobre de polvo royal

1 pizca de Sal

Azúcar

1 Pollo grande lavado y sin piel

½ kilogramo de Carne finamente picada

1 kilogramo de Cebolla finamente picada

3 cucharillas de Sal

7 Vainas de aji amarillo

1 cucharilla de Palillo

1 cucharilla de Pimienta

1 cucharilla de Comino

3 Dientes de ajo

3 cucharillas de Orégano

2 cucharas de Perejil picado

3 Locotos

Preparación

Paso 1 : Haga cocer el pollo en 2 litros de agua con una cebolla grande partida en cuatro partes, ½ cucharilla de pimienta, ½ cucharilla de curry, 1 diente de ajo picado, 1 cucharilla de orégano, hasta que este tierno y pueda deshilacharse y deshacerse.

Paso 2 : En una olla retostar la carne en un poco de aceite agregando el comino, pimienta, ajo, orégano y ají amarillo molido; el resto de la cebolla mas una cola de cebolla finamente picada, el locoto picado; se agrega un poco de caldo de pollo para que no quede muy seco y dejar cocer por espacio de una hora y media.

Paso 3 : Con el cocimiento de todos estos condimentos prácticamente desparece la cebolla entonces agregar al preparado 2 cucharillas de orégano, 2 cucharas de perejil y mezclar con el pollo deshilachado (sin huesos) agregando 10 cucharillas de azúcar.

Paso 4 : Con la masa hacer bolitas de aproximadamente 60grs. Que se estiran hasta el tamaño deseado, las dobla por la mitad como el jigote dentro (2 cucharas) se repulga el contorno y se pinta con la mezcla de yema y clara de huevo; se rocía de azúcar por encima y se hornea por espacio de 30 minutos en horno caliente. La preparación del jigote se le debe realizar al día anterior necesariamente y una vez frió conservar en el refrigerador para que se mantenga cuajado.