Historia de la salsa

Tomando en cuenta la antigüedad de este preparado, no es de extrañar que el conocimiento sobre sus orígenes sea un tanto difuso.

Y es que lleva tanto tiempo siendo preparada, que su historia es considerada una leyenda. La cual, nos invita a desplazarnos hacia el siglo XVII, momento en el cual se preparaban diversos juntes de alimentos y condimentos.

Es en medio de estos experimentos gastronómicos, que se crea la salsa Llajua, hecha con locoto puro, al cual se le añadió tomate para suavizar un poco la intensidad de su picante; con el objetivo de acompañar a los alimentos secos que se consumían en ese momento.

Y seguro se están preguntando, ¿y luego qué ocurrió? Pues, fue pasando de generación en generación, y ya para mediados del siglo XIX se empleaba para combatir el frío, así como para calentar cualquier ambiente.

Es una salsa muy típica en el occidente del país, especialmente en La Paz, Oruro, Potosí llegando incluso al llano a Cochabamba, Tarija y Sucre, también se encuentra en las ciudades del oriente, aunque a diferencia de las demás ciudades, no llega a ser un elemento infaltable en la mesa familiar.

Características

Está caracterizada por una mezcla de locoto con tomate, a la cual, según la zona en la que se prepare, se le agrega cebolla y ajíes rojos. Acompañándose ocasionalmente por una que otra hierba como la quirquiña, perejíl o la wakataya. Su preparación puede ser machacándola en batán o licuándola en una procesadora de alimentos o licuadora.