Aunque Salteñas y Tucumana son denominaciones para la gente de Salta y Tucumán, en el norte de Argentina, también son deliciosos bocadillos de comida callejera con mucha presencia varias regiones de Bolivia. Similares a las salteñas, pero fritas y con mayor contenido de papa, las tucumanas conquistaron corazones y paladares. Su nombre se debe a la ciudad (Tucumán) en Argentina.

Sin embargo, nadie está realmente seguro de cómo obtuvieron sus nombres. Si bien Salta es famosa por las mejores empanadas de Argentina, estas tienen solo un parecido pasajero con las salteñas de Bolivia.

Una salteña tiene una cáscara de hojaldre dura y horneada que encierra una mezcla parecida a un guiso de carne, patatas y otras verduras, con una aceituna ocasional o un trozo de huevo duro. Comer una requiere cierta precaución ya que el líquido tiende a salir a chorros cuando lo muerdes. El truco consiste en quitar la parte superior de un mordisco y luego beber el caldo antes de pasar a las partes sólidas.

En cambios las tucumanas se pueden describir mejor como una sabrosa especie de empanada, que viene rellena con una variedad de ingredientes que incluyen carne, verduras cortadas en cubitos, huevo duro y una salsa picante.

También se puede encontrar las tucumanas de verduras que son una excelente opción para los vegetarianos y, a menudo, se sirven con condimentos picantes y coloridos para complementar su plato.

Por lo general, puedes las tucumanas encontrar en puestos callejeros acompañados de una gran selección de salsas y ensaladas. Tucumanas y Salteñas son exclusivamente un desayuno o un refrigerio a media mañana, así que no te molestes en buscar uno después del mediodía.