El rostro asado es probablemente el plato boliviano mas desagradable a nivel visual. El nombre lo dice todo. Se trata de una cabeza de cordero con pelaje, cocida o a veces calentada al horno que se sirve sobre todo en las festividades del Carnaval de Oruro.

Su origen se ha perdido en la historia y actualmente son pocos los valientes que se animan a degustar de este plato. De todas formas, la mayoría de los comenzales terminan completamente satisfechos.

Se sirve mayormente de noche o en las madrugadas. Suele decirse que es un buen recurso para curar la resaca de las fiestas.