El tomate, antiguamente conocido como pomme d'amour (manzana del amor), es uno de los ingredientes más comunes en la cocina boliviana, pero algunas preparaciones, como las salsas, requieren que el tomate sea despojado de su piel, para de esta manera disfrutar de su jugosa pulpa.

Pelar un tomate puede ser una molestia durante la preparación de un plato, es por eso que le brindamos este consejo paso por paso:

  1. Al empezar a preparar el plato del día, ponga a hervir un poco d agua extra solo para los tomates (aunque luego podrá darle otro uso si quiere), que sea la suficiente para cubrir la cantidad de tomates que desea pelar.
  2. Luego, corte la piel del tomate sin penetrarlo mucho con el cuchillo, basta con un suave corte en cruz a lo largo de toda la fruta.
  3. Una vez que el agua esté hervida, coloque los tomates dentro sin apagar el fuego, un minuto será suficiente. Enseguida, verá como la piel se empieza a separar lentamente de la pulpa.
  4. Enfríe los tomates en el lavaplatos dejando chorrear sobre ellos agua fría, en este proceso, la cáscara se encojerá por el cambio de temperatura y podrá arrancar fácilmente la piel o cáscara.