Este platillo es una práctica culinaria inspirada en el apthapi, comida colectiva, creación aymara que se popularizó en La Paz y en casi toda Bolivia.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 18 Segundos
Plato paceño expresión de acercamiento, confraternización y convivencia
Plato paceño expresión de acercamiento, confraternización y convivencia

A finales del siglo XIX, en la región aymara, surgió un levantamiento de los indígenas buscando liberarse del yugo de los colonizadores españoles. Este movimiento fue liderado por Túpac Katari, quien fue testigo de la explotación, maltratos y muertes de los indígenas. Tupac Katari logró formar un ejército de cuarenta mil hombres y cercó a la ciudad de La Paz, llamada en ese entonces Chuquiago.

Pero el cerco duró más de tres meses, los alimentos empezaron a faltar y el hambre reinaba entre los pobladores. Entonces, las familias empezaron a sembrar en los jardines de las casas, habas, papa y maíz. El alcalde les pidió a los propietarios de las haciendas, cercanas a la ciudad, de recolectar todos los alimentos: choclos, habas y quesos de oveja.

Así surgió el tradicional plato Paceño. La combinación de todos esos alimentos con los quesos de oveja y de vaca, que los indígenas trasladaban desde las comunidades del altiplano hasta el centro de la ciudad.

Más tarde con los años, a este platillo se le añadió carne y se popularizó el consumo de queso de oveja y de vaca.

Actualmente, este plato se elabora con choclos tiernos, habas verdes sin cáscara, papas con cáscaras, queso fresco o queso paceño y llajwa.

Existe otra versión sobre el origen de este platillo, atribuyendo su origen a una derivación del aphtapi, que consiste en un banquete aymara, donde todos comparten los alimentos y viven en armonía.