Es que esta fecha es muy importante, pues festejamos el nacimiento de Jesús, todos hacemos una tregua, se respira en el aire amor y paz.

En Bolivia existe varios platillos que se disfrutan en navidad y que varían según la región del país, así por ejemplo: en algunas ciudades es costumbre comer en esta fecha buñuelos con chocolate, cerdo al horno, pavo, o la maravillosa picana.

Sin duda alguna es el plato más esperado del año, de origen criollo desde la época colonial, es un delicioso caldo concentrado de carne de res, pollo, cerdo y cordero. Acompañado de papa cocida, tunta cocida al vapor y rellena con queso y choclos. La magia de esta comida, viene de los condimentos, como todo en la comida nacional no puede faltar el ají, las pasas o aceitunas entre otros, pero el sabor cautivador y el aroma provienen exclusivamente del vino. Es importante señalar que también hay quienes le agregan cerveza o chicha para más sabor.

La tradición consistía en que en nochebuena los niños debían cantar villancicos, cuando el reloj marcaba las 12 de la noche, se elevaba una oración y se compartía esta maravillosa comida, posteriormente se repartían los regalos.

Otro motivo importante por el cual ansiamos la picana es que sabe mejor al día siguiente, muchas familias bolivianas preparan ollas grandes de este manjar, si es posible para comerla durante 3 días, ya que el sabor se concentra aún más. Es una preparación bastante sencilla, pero al contener varios ingredientes, será necesario de que la prepares por lo menos con 3 horas de anticipación.

Sin duda alguna nada mejor que llegar a casa y sentir ese delicioso aroma en el aire, atrévete a prepararla para tus seres queridos y no te arrepentirás.