Mucha de la cocina y comida boliviana actual está, para bien o para mal, ligada con estas dos marcas de bebidas gaseosas. De hecho es bastante común, por ejemplo, acompañar las deliciosas salteñas bolivianas con una Coca Cola o Pepsi frías.

Pues bien, recientes estudios han relacionado a uno de los componentes de las fórmulas de ambas bebidas, Pepsi y Coca Cola, con el cáncer. Se trata del 4-metilimidazol, elemento que ayuda a que las bebidas adquieran la apariencia de caramelo.

La American Beverage Association (Asociación Americana de Bebidas) ha destacado que la medida adoptada no es necesaria, puesto que los experimentos han sido llevados a cabo en roedores, y la dosis necesaria para afectar a un ser humano está muy lejos de las utilizadas por Coca Cola y Pepsi. Para reforzar este manifiesto, un representante de la Food and Drug Administration (Administración de Fármacos y Alimentos de EE.UU), indicó que una persona debería beber cerca de mil latas de una de estas bebidas para verse afectado por el agente 4-metilimidazol.

Tras enterarse de estos estudios, el estado de California prefirió tomar acciones preventivas, optando así por incluir el agente 4-metilimidazol en la lista de compuestos con requerimiento de advertencia, eso quiere decir, que tanto Pepsi como Coca Cola, deberían llevar en sus envases una advertencia contra el cáncer (en el estado de California). Sin embargo, las compañías prefirieron modificar la receta en lugar de la etiqueta. Al respecto, una portavoz de Coca Cola, Diana Garza-Ciarlante, indicó a la agencia de noticias Associated Press:

Aunque creemos que no hay ningún riesgo para la salud pública que justifique el cambio, pedimos a nuestros proveedores que tomasen esta medida para que nuestros productos no estuviesen sujetos a los requerimientos de una alerta científica sin fundamento.

Fuente:
http://www.guardian.co.uk