Comenzó la feria de La Tablada en la zona de Lajastambo (Sucre), donde más de un centenar de agricultores y comerciantes se dedican a la venta de diversos productos, en especial de ganado. Pese a la prohibición, el expendio de bebidas alcohólicas fue ‘normal'.

Como es tradicional, la feria de Pascua se instaló en la planicie de ingreso a la zona de Lajastambo, a donde llegaron agricultores de las comunidades cercanas a la ciudad, y comerciantes de Sucre y La Paz. Una vez instalada la feria, cientos de personas se trasladaron hasta ese lugar en motorizados. La afluencia de gente fue tal que la avenida Juana Azurduy de Padilla permaneció llena de coches todo el día.

En la feria se puede encontrar una diversidad de productos, por ejemplo, ganado vacuno y una variedad de comidas y bebidas alcohólicas.

Asimismo, están a la venta utensilios de cocina, ropa, edredones y electrodomésticos a precios más bajos que en el mercado local, ya que los vendedores son mayoristas llegados desde La Paz.

En inmediaciones del mercado de Lajastambo están estacionados varios camiones con productos agrícolas llegados de las poblaciones del Norte de Potosí y de las comunidades cercanas a la ciudad de Sucre, vendiendo papa, fruta, caña de azúcar y hortalizas, entre otros.

Un poco más allá, en dirección hacia Ravelo, está el espacio dedicado a la venta de ganado vacuno, ovino y caprino, donde se reúne mucha gente para hacer negocios. La feria de La Tablada se prolongará hasta la próxima semana.