Definitivamente, uno de los peores momentos en la cocina al momento de preparar buen plato, llega cuando es momento de cortar las cebollas. Aunque muchos optan por utilizar cebollas blancas, debido a su bajo nivel ácido, ésta no siempre llega a ser de preferencia para todos. Para estos casos, tome en cuenta alguna de las siguientes soluciones:

  • Corte las cebollas bajo un suave chorro de agua, de esta manera, el agua disolverá el ácido de las cebollas. Este método puede no ser muy útil si intenta picar las cebollas en pequeños trozos.
  • Vierta breves chorros de vinagre al cuchillo de rato en rato mientras corta las cebollas. Con este método no evitará por completo evitar la irritación por las cebollas, pero notará una gran diferencia.
  • Remojar las cebollas en agua tibia o caliente una media hora antes de cortarlas como desea, también disminuye el nivel de acidez. Para esto, bien podría partirlas por la mitad, pero esto equivaldría a cortarlas de una vez.
  • Muchos recomiendan masticar un chicle mientras se cortan las cebollas, pero la efectividad de ésta técnica es relativa.

Otra técnica casera muy simple, es simplemente respirar por la boca, ya que el ácido de las cebollas es percibido por la nariz. Lógicamente, y como usted habrá comprobado, éste truco no es cien por ciento eficaz, así que intente con alguna de las anteriores técnicas hasta hallar la más adecuada para usted.