El ajo puede brindar un gran gusto en las preparaciones, y puede inclusive marcar la diferencia entre un plato regular, y una maravilla culinaria, si éste ha sido bien preparado. Sin embargo, el ajo, en las manos, no es algo que no de mucho gusto. Para eliminar el indeseable aroma a ajo de sus manos, luego de pelarlo y cortarlo, tome en cuenta lo siguiente:

Una vez que termine con los ajos, coja una cuchara o un cuchillo de acero, y bajo un chorro de agua (tibia si es posible) pase sus dedos lentamente. Es importante que el material que use sea de acero, pues este tiene la capacidad de absorber la esencia del ajo, entre otros.

Otro método usualmente recomendado, es el de usar un poco de jugo de limón puro, pasarlo sobre sus manos, y frotar los dedos son una hoja de lechuga.

En cualquiera de las dos anteriores opciones, procure no frotar sus manos entre si, pues solo impregnará más el aroma en sus manos, así que enjuague sus dedos individualmente.