Un viaje para conocer al platillo

Existen varias teorías con respecto a la historia de las salteñas, pero para llegar a ello, primero repasemos los orígenes o la base de este popular plato, que inicio como una variación de las empanadas. Mismas que datan del siglo XVIII, y eran muy consumidas en la Europa Medieval.

Una vez aclarado esto, podemos agregar que, según la versión más conocida y aceptada, nos indica que las Salteñas provienen de las manos e ingenio de Juana Gorriti, una señora argentina.

Quien las crea durante 1830 como un método para subsistir, pues la venta de las empanadas le ayudaba a pagar sus gastos. Siendo así como la receta se expandiría por toda Bolivia.

Pero, ¿por qué se llaman Salteñas? ¿Y por qué son famosas en Bolivia y no en Argentina? Pues, la señora Juana quien era de Salta, Argentina; llega a Bolivia huyendo del exilio que sufrió en su nación.

Y las personas que vivían cerca de su casa comenzaron a llamar al naciente plato, las «empanadas de la salteña». Hasta que con el paso de los años poco se recordaba del nombre de su creadora, pero el «Salteña» permaneció en el tiempo.

Pero si esto no te parece suficiente para considerarlas un plato verdaderamente boliviano, basta con recordar que las Salteñas lograron afianzarse en el país con las distintas variaciones que elaboró Sofía Urquidi, mujer boliviana.

Quien implementó diversos modos de elaboración, que incluían el acompañante como el huevo duro, pimentón, pasas, cebolla y aceitunas, además de su base típica: ají, papa, carne o pollo.