Para poder determinar si la carne que dejamos en el horno está completamente lista para llevarla a nuestro plato, es preciso seguir los siguientes pasos:

  1. Con un cuchillo largo o un tridente, atraviese el centro de la carne y moviendo circularmente esperaremos que salga un poco del jugo.
  2. Según el color del jugo, sabremos el estado en el que se encuentra.
  3. Si el color es un rosado fuerte, casi rojo, entonces aun necesita aguardar unos buenos minutos.
  4. Si el color del jugo es un rosado claro, no necesita más que esperar unos minutos. La carne está prácticamente hecha.
  5. Si el jugo es transparente, felicidades, lo conseguiste en su punto óptimo de cocción.
  6. Si el jugo es un tanto oscuro y apenas logra verlo, pues se le pasó el tiempo un poco. De seguro estará ya algo seco.