La llama es un camélido que puebla las regiones andinas, cuya alimentación de las llamas está basada únicamente en forraje y fibra, además, posee un grueso pelaje para protegerse del frío, y su cuerpo no produce mucha grasa. Estos aspectos nos facilita entender porqué la carne de llama es tan sana y nutritiva.

Una característica de la carde de llama, es que no tiene enfermedades contagiosas de ningún tipo; males como la Triquina son totalmente ajenos a esta carne, pues es una enfermedad propia de animales que consumen carne (como los cerdos), aunque es común confundir los quistes de la llama (Sarcosistis) con la Triquina. Sin embargo, la Sarcosistis tampoco es un problema serio, ya que se ha comprobado que estos quistes desaparecen cuando la carne es expuesta a muy bajas temperaturas (congelamiento) o calentamiento (65ºc aproximadamente). Asimismo, si se trata de carne seca de llama, o ch'arke de llama, podemos estar plenamente seguros que todo parásito ha desaparecido.

Por otra parte, es bueno distinguir que la carne de llama posee, en promedio, un 24.82% de proteínas, y solo un 3.69% de grasa, por lo que nadie puede rebatir que, entre todas las carnes, definitivamente la carne de llama es la más apropiada para cuidar de nuestra salud.