El pescado es muy apreciado no solo por su sabor, sino también por su ligereza en la digestión, así como por su buena presencia en cualquier situación, pues ya sea un domingo familiar, un almuerzo especial o una cena en pareja, el pescado nunca puede ser una mala opción. Si bien puede prepararse de distintas maneras, el pescado es mucho más apreciado en la parrilla o al horno, pero, por cuestiones de clima o de espacio, no siempre podemos disponer de una parrilla, por lo que el horno termina siendo la mejor opción, y una buena opción.

Para tener un pescado al horno muy bien presentado, tome en cuenta estas 7 reglas:

1. Limpiar el pescado
No es para menos. El pescado debe estar limpio para prepararse por cualquier medio, y el pescado al horno no es la excepción. Sin embargo, es aconsejable que en el proceso, ponga el pescado debajo del agua fría durante un buen rato.

2. Salpimentar
Antes de meter el pescado al horno, hay que acordarse de salpimentar correctamente, tanto por encima como por el interior.

3. Engrasar la fuente
Poco antes de introducir el pescado al horno, hay que colocar el pescado encima de la fuente y untar con un buen chorro de aceite, si es posible de oliva. La idea es evitar que el pescado se pegue.

4. Precalentar el horno
La razón por la que siempre se introducen los alimentos al horno cuando este ya está caliente, es porque de esta manera los aderezos o acompañamientos no cambian de comportamiento durante la espera, además que el tiempo que se suele recomendar en las recetas, toma en cuenta el horno ya caliente; introducir el epscado u otro alimento antes, puede desfasar el tiempo estimado para cocer los alimentos. Antes de meter el pescado al horno, es conviene tener el horno durante 5 o 10 minutos a una temperatura de 200º C.

5. Precisión con el tiempo
Preparar el pescado al horno es muy fácil, pero tome en cuenta que 20 minutos tienen que ser para el primer kilo y unos 10 minutos más por cada kilo que pese, pero siempre teniendo en cuenta el horno.

6. Acompañar
Salvo que se trate de un pescado relleno, no puede pasar de lado el acompañar el pescado con un lecho de acompañamientos de sabor fuerte, como cebollas, tomate y ajo. Algunas hojas verdes también ayudarían a concentrar un sabor diferente y gustoso al pescado. El vino blanco es, de igual manera, una buena opción.

7. Servir de inmediato
Una vez que el pescado al horno esté listo, recuerda servirlo cuanto antes puedas.