Sin duda alguna, la práctica hace al maestro, pero incluso un maestro puede cometer errores, ya sea en la cocina como en otros lugares. En este caso, solo hace falta que la memoria nos haga una mala jugada para descuidar la cantidad de sal que añadimos a nuestras preparaciones. Para solucionar esa metida de pata, o mejor dicho de sal, puede tomar en cuenta alguna de las siguientes soluciones fáciles para cada uno de los casos, según el plato.

Guisos y salsas.
La papa posee la habilidad de absorber la sal con facilidad, así que mientras el guiso sigue al fuego, coloque una papa a medio cocer. Luego de unos minutos retire la papa, con ella se llevará también ese poquito de sal extra que añadió.

Sopas.
Así como en el caso de los guisos, la papa será su salvación en el caso de una sopa. La diferencia es que ahora podrá contar con al menos dos papas para deshacerse de la sal excedente. Tome en cuenta que las papas deben estar crudas para colocarlas en la olla mientras aun está al fuego. Otra opción igual de factible es usar pan, el cual deberá estar partido al ingresar a la olla para facilitar la absorción. También podría aumentar agua, pero esto desequilibraría el sabor de toda la mezcla en la sopa.

Ensaladas y llajua.
Es bastante simple. Añada sal o aceite (o ambos) hasta que note que el exceso de sal ha desaparecido.

Pastas.
Agregue agua helada poco a poco. Paulatinamente, la sal desaparecerá, así que pruebe la pasta mientras agrega suavemente el agua fría hasta encontrar el punto perfecto. Lamentablemente, esta técnica podría cambiar un poco la consistencia del plato, pero mientras más meticuloso sea durante el proceso, mejores resultados obtendrá.

Papas.
A diferencia de algunos de los casos anteriores, no podremos añadir más papas a las papas actuales para eliminar el exceso de sal. Una alternativa para el caso de las papas, es enjuagarlas con un poco con agua fría. Otra opción, es bañar las papas con un poco de leche y prepararlas como puré, aunque de seguro este último recurso resultaría en un plato diferente al original, así que tome en cuenta que tan conveniente sería aplicar el truco según el plato que prepara.