Si es amante de las parrillas, y disfruta de compartir una con su familia o con amigos, sin duda se ha atravesado ese mal momento donde encenderla se convierte en una innecesaria y molesta demora. Es por eso que compartiremos algunos de los consejos más eficaces para ahorrarse esa incómoda espera.

Empecemos por la compra del carbón:

El carbón es siempre de fácil adquisición en mercados populares y supermercados, y éste es generalmente carbón vegetal (entre muchas razones, porque su poder calorífico es superior al de la madera). Primero asegúrese que no contenga muchos trozos grandes (palpando el paquete) porque su encendido demora más, y que tampoco esté muy triturado, los trozos muy pequeños pueden ayudar al encendido rápido, pero también se consumen velozmente.

Una vez armada y limpia la parrilla, coloque primero los trozos de mayor tamaño, luego los más pequeños, no olvide verificar que no estén húmedos. Ahora sí, los principales métodos de encendido:

NOTA: Los tiempos estimados toman en cuenta el encendido del carbón, hasta antes del venteo que aviva el fuego.

1. El volcán: Botella y periódico. (7-9 minutos)
Usaremos una pequeña botella de vidrio (solo como molde), la cual cubriremos con papel periódico enroscando pliegues arrugados hasta cubrirla casi por completo, es decir, sin cubrir el cuello de la botella. Luego, situamos la botella cubierta de periódico en el centro de la parrilla, a la vez que la rodeamos de carbón hasta llegar a la misma altura del periódico.

Ahora podemos retirar la botella dejando solo el papel rodeado de carbón, esto dejará un hueco en el centro donde introduciremos un trozo pequeño de periódico encendido, la idea es encender el periódico desde el interior. Un poco de alcohol en el periódico acelerará el proceso, que no sea demasiado pues puede consumir el papel demasiado rápido. Mientras el papel arde, puede añadir trozos pequeños de carbón al centro, enseguida verá como este método hace honor a su nombre. Espere hasta que se consuma el papel para poder airear el carbón.

2. Papel borracho: Periódico y alcohol. (6-8 minutos)
Es una de las maneras más sencillas, aunque su efectividad es relativa.
En medio de la parrilla, sitúe uno o dos pliegues des periódico arrugados, encima, riegue un poco de alcohol evitando que éste chorree por debajo del papel. Una vez rodeado y casi enterrado por el carbón, encienda y espere hasta que se consuma el papel para poder airear el carbón. Si gusta puede poco a poco añadir más trozos de periódico.

3. Pan de parrilla: Pan duro y alcohol. (5-7 minutos)
Es similar al anterior consejo, excepto que usaremos pan duro remojado en alcohol.

La garantía está en que el pan arderá por mucho más tiempo, asegurando así que el carbón se exponga al fuego y al calor lo suficiente para prenderse incluso antes que se consuma el pan, esto refuerza su efectividad. Si lo desea, puede usar solo medio pan duro, o dos mitades separadas. No olvide enterrar con carbón el pan remojado, situando los trozos mas grandes abajo, los medianos a los lados y los pequeños encima.

4. A cocina: Carbón, pinzas para el carbón. (5-7 minutos)
Es bastante simple, aunque puede quitar la satisfacción y euforia de los otros métodos.

Basta con coger 2 o 3 de los carbones más grandes del paquete (necesariamente tienen que ser grandes), colocarlos sobre la hornilla encendida de la cocina (use una hornilla por cada trozo), espere hasta que enciendan al rojo vivo, y trasládelos a la parrilla. Una vez ahí, rodee los trozos debidamente distribuidos con los carbones medianos y pequeños.

5. A la vela: un par de velas medianas. (10 minutos)
Puede demorar un poco, pero le da tiempo para preparar la ensalada o cortar algunas carnes mientras reacomoda los carbones de rato en rato.
Acomode las velas lo suficientemente separadas para equilibrar los puntos de encendido. Apile el carbón alrededor de ellas, como formando dos torres, si las inclina, la llama se hará mas grande y el cebo chorreará al carbón, esto puede ayudar mucho aunque las velas se consumirán con más rapidez. Una vez que el carbón esté caliente, ventee evitando apagar la vela.
Algunos utilizan una sola vela grande, recomendamos la técnica de dos medianas porque puede ahorrarle más tiempo.

Estos son solo 5 de los tips más recomendables, no dude en variar algún detalle si lo ve necesario, y tome en cuenta estos otros consejos generales:

  • Asegúrese de utilizar fósforos para evitar la cercanía con el fuego.
  • Rociar azúcar sobre el carbón, aviva el fuego.
  • El aceite vegetal puede contribuir al encendido.
  • Algunos sugieren utilizar cera, nosotros no, debido a la toxicidad.
  • Si desea experimentar con otros componentes, asegúrese primero que no sean tóxicos y tome en cuenta que estos, influirán en el sabor de sus carnes.
  • No sitúe la parrilla cerca a cables, árboles u objetos con riesgo a encenderse por una chispa.
  • No se mantenga mucho tiempo cerca de la parrilla, pues podría sentir mareos por falta de oxígeno. Tome un respiro cada que pueda.
  • Mantenga hidratado su cuerpo, ya que el calor podría fatigarlo.