Este puede ser un problema de todos los días, y no es para anda agradable llevarse unas manchas a la ropa por algún descuido, más aun si no usó un delantal, pero, por si fuera poco, no hay peor momento como el que es sorprendido por una o varias gotas diminutas de aceite hirviendo, y, como bien sabrá, la tapa de la sartén no siempre funciona como un buen escudo. Para evitar este problema, existe un método muy simple.

El aceite caliente empieza a salpicar porque entra en contacto con algo de agua, ya sea por humedad en la sartén, o en algunos alimentos, para eso, lo mejor es utilizar un poco de sal. La sal se encargará de absorber los residuos de agua o humedad de la sartén.

Si introduce alimentos aun húmedos o mojados, es seguro que el aceite reaccionará salpicando, aun si trata de carne. En este caso, tome en cuenta usar un poco de harina, y eche un poco cuando el aceite esté en el punto máximo de calor. Por supuesto, ayudará mucho que seque las verduras que quiere freír, ya que tampoco se recomienda freírlas cuando no están bien secas.