Un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, ha llegado a la conclusión de que masticar los alimentos 40 veces es lo ideal.

Según el estudio, esta es una manera perfecta para evitar consumir más y más alimentos, lo que básicamente deriva en mantener una dieta moderada en cuato a la cantidad ingerida. Mientras más veces mastiquemos, menos hambre sentimos. Esto se debe a que masticar los alimentos un mayor número de veces y con menos rapidez, incrementa los niveles de CCK, la hormona relacionada con la sensación de saciedad y se reduce la concentración de Grelina, la hormona que estimula el apetito en nuestro cerebro.

Para realizar el estudio, los investigadores y su director, James Hollis, pidieron a varios voluntarios comer pizza, la mitad masticando cada bocado 15 veces y la otra mitad 40 veces. El segundo grupo redució su apetito significativamente, y también se pudo notar la absorción de nutrientes durante la digestión era más óptima.