La Tunta es un alimento muy popular en la región andina y viene formando parte de la gastronomía de la misma región desde mucho antes de nuestra fundación. La razón por la que la Tunta aun se mantiene presente, como uno de los más importantes alimentos en nuestro país, no yace únicamente en su incomparable sabor, sino también en su gran capacidad de de conserva. Al igual que el chuño, la tunta proviene de la papa. El proceso no es complicado, pero tampoco muy simple.

Para obtener la Tunta, el primer paso es seleccionar las de tamaño mediano, requiere de un proceso de deshidratación similar al del chuño, excepto que en el caso de la Tunta, esta debe ser previamente sometida a la helada. Luego, la Tunta es remojada para que pierda el sabor amargo. Para concluir, la Tunta debe ser secada mediante exposición directa al sol. Habemus Tunta.

La práctica de obtención de Tunta se inició siglos atrás en la zona andina, con el propósito de asegurar la alimentación a largo plazo. Es conocida en otras zonas andinas como 'chuño blanco', y acompaña diversos platos propios de la región. No cabe duda que el resultado de todo ese proceso es un alimento nutritivo con el don de convertir diversos platos en verdaderas delicias culinarias.